De Orines de Puerco a Jabalíes Senectos: Raúl Rock

Guillermo Romero Zarazúa

**Radio Mexiquense, ya no es la estación rural; no se parece nada a lo que trataba de ser en un principio. Se volvieron voceros del gobierno del Estado.

**La cultura, aparte de elitista es un negocio para quienes la crean y nosotros, como siempre, hemos sido contraculturales y contra todo, por eso nos organizamos. 

A Raul Rock lo conocí hace varios años; recuerdo que alguna vez él realizó unos marcos fotográficos de barro que le solicité. Recuerdo también una “tocada” a la que asistí en su casa, donde “Orines de Puerco” el grupo musical de Raúl Rock, el Boti y el Borras, alternaban con los muñecos de Tex Tex; allí vi a Lalo Tex (qepd) el muñeco mayor de carne y hueso, alternando con la banda, tomando a pico de botella de las caguamas y de la garañona, eran buenos tiempos. Sin contar las inumerables veces que nos topamos en el Bar 2 de Abril, echando garañona y arreglando el mundo. Ahora nos encontramos llenos de canas, anecdotas y ganas de seguir viviendo y soñando. Le pedí una entrevista: “Sí cómo no, tienes mi número, márcame y nos ponemos de acuerdo”. 

Llegué a su casa, me invitó a pasar. El espacio de Raúl Rock, en el primer piso de su casa, parece museo. No menos de 100 pinturas y esculturas de barro están por todos lados en un orden ceremonial. En un pequeño espacio su estudio, sobresale un caballete, varios bocetos, tubos de pintura, pinceles y brochas. 

P. ¿Quién es en este momento pandémico Raúl Rock?

R. Con lo de la pandemia estoy tranquilo, pero enojado a la vez, ya que nos lo implementaron los asesinos mundiales, ¿no? Pienso que sí existe el virus, pero no surge de manera natural, los agiotistas internacionales tienen mucho que ver y aunado a los medios de comunicación, pues manipulan. 

¡Es un coraje que traigo muy cabrón! -nos sigue comentando-. Esa implantación del virus nos está dando en la madre a la economía y a la creación. La verdad, quién sabe si mañana sobreviviremos, lo que hago es trabajar para salir al día. Y dejo lo creativo a un lado, todo es tan efímero… Lo artístico va muy lento, sigo trabajando, he hecho pinturas en restaurantes y bares, antes creaba trabajos para mí, pero ahora está cabrón. Yo tanto que odio a las figuras representativas del capitalismo como el Micky Mouse y ahora lo tengo que pintar. 

El barro ya casi no lo trabajo, es muy poco, solo trabajos especiales; antes realizaba teporochos o pordioseros, pero eran para regalar a los grupos de música y amigos. 

Por otro lado, las tocadas ya pararon. Nosotros trajimos grupos de Holanda, Alemania, Francia, Bélgica, de la Unión Soviética; de los lugares menos imaginables vinieron aquí. Ellos se conectaban con nosotros y nos pedían chance de tocar al núcleo punk. 

Mi casa es un espacio para todos. Fíjate que nunca lo hicimos de manera comercial, lo máximo que cobramos eran 30 o 50 pesos y era para los grupos, para lo que se gasta en la Quimera… no es nada, ¡ni para el chesco! 

Pero vemos que la cultura, aparte de elitista es un negocio para quienes la crean y nosotros, como siempre, hemos sido contraculturales y contra todo, por eso nos organizamos. 

Los grupos que vienen también, en sus países no lo reconocen, pero son buenísimos, hay un grupo de Nueva Orleans CaucheMar, con violines chelo, con buenas propuestas, acá (en Quimera), no los aceptan. 

Propuse a mi compadre Arturo Meza que tocara aquí, “dile que venga a hablar y le damos para el chesco”, me dijeron. Creo que estaban los del PRD y PT, se los propuse, les dije: “oye él vive en Michoacán, ¿cómo va a venir a hablar?”, “no le podemos ofrecer más de 20 mil pesos” me dijeron, les respondí: “él trae 5 o 6 músicos de diferentes partes de la República, lo que ofreces es nada”. Luego me dicen que a Francisco Céspedes le están dando 900 mil, pero que sí lo vale. 

P. Raúl, ¿qué se siente nadar a contracorriente?

R. Algunas veces sentía frustración, pero después se volvió un orgullo. Orgullo por ser persistente, salir adelante sin recibir apoyo, ser independiente. 

Es difícil, nos cierran puertas, nos hacen chicanadas, pero somos persistentes, somos algo así como ladillas subversivas, aquí estamos y seguimos mientras no nos asesine la pandemia, jajajaja. 

P. ¿Sigues dando talleres de pintura y dibujo? 

Ya no, antes daba clases en la casa, eran para señoras de billete, pero son muy inconstantes, mejor me aplico con chavitos, terminé un curso en Lerma, les enseñé un poco de artesanía, pintura y dibujo. Yo les dije que se trataba de crear seres humanos conscientes, capaces de tener empatía con sus semejantes, no de crear grandes artistas, ya que la artisteada es tardada, además estamos en manos de la cuestión elitista cultural y ellos deciden quién brilla y quién no.

P. Raúl, Quiero que me platiques, ¿qué pasa con “Orines de Puerco”?, orines acaba de cumplir 30 años…

R. Sí, fíjate que con el grupo yo ya tenía muchos años que no tocaba y me dijo el “Boti” que si nos reuníamos los originales, que es el “Borras”, el “Boti” y yo. Al principio como que no me convenció la idea, pues dije, yo estoy totalmente desfasado; siempre he estado desfasado de la música, ¿no? Pero, siempre me ha gustado decir cosas, y era un medio por el cual no nos pedían tanto que fuéramos virtuosos ni nada, o sea, los chavos se prenden con tal de oír una propuesta así, ruidosa y con algo de letra más o menos cañera. 

El “Boti” me propuso esto y, pues, ya, nos agradó. Y apenas festejamos en la Ciudad de México, en una entrevista en el estudio de Van Van que se llama ruido estudio; él nos cedió el espacio y fuimos a tocar, y fue tanta la respuesta a nivel mundial, que en un día el grupo recibió más de 15 mil likes, en un solo día; imagínate como está: mensajes de Colombia, de Brasil. Entonces, nos dice que existen en todo el mundo, grupos subterráneos como nosotros, y después nos surgieron dos tres tocadas, y proposiciones y todo eso, ¿no? 

Aunque ya a nuestra edad, ya somos senescopions, y yo creo que al nombre “Orines de Puerco” hay que cambiarle a “Viejos Cochinos”, o “Jabalíes Senectos”, no sé, algo así, porque ya no somos chavos, ¿no?…

-Pero, ¿van a seguir tocando? Al rato tocarás con bastón; vamos, pero son las ganas de seguir tocando.

-Sí, sí, las ganas de seguir. Bueno, no sólo con “Orines de Puerco”, yo tocaba con otra banda que se llama “Regeneración”, y con ellos grabamos bien, y era una banda que sonaba en muchos lados, inclusive me dijeron que en estaciones de radio de la Ciudad de México estaba sonando mucho la banda. Aunque se cansaron los chavos que integraban esto y ya no hubo chance de seguirle, pero de vez en cuando nos juntamos, cuando hay chance porque ahorita todo está restringido.

P. Raúl, hablando de otra cosa ¿cómo visualizas a Metepec?, tú has visto el crecimiento y cómo se ha ido modificando, en los aspectos, habitacional y poblacional; ¿cómo vislumbras a Metepec en cinco años, para no ir tan lejos?

R. Como un pueblo decadente, decadente por todos los servicios que demanda toda la gente que viene a vivir, y todo, ¿no? Y con las “engañifas” de las constructoras y todo eso, esto viene en decadencia. 

Sigue prevaleciendo la cuestión cultural por los artesanos, son los artesanos que no sucumben ante las necesidades económicas. Estos cuates, a costa de todo, a costa de seguir con su trabajo, se manifiestan, pero en la cuestión habitacional, en la cuestión de demandas de servicios, de todo, la seguridad también. Y yo sé que los gobernantes saben quiénes somos los que estamos en contra de todo lo que contravenga al pueblo, ¿no? Ellos saben, y saben cómo atacarlo pero no lo hacen, y es cuando uno se siente frustrado porque, pues porque yo aquí nací, y he visto la transformación de lo que era un pueblito rural a la ciudad que ahora tratan de exaltar diciendo que es Pueblo Mágico, y que cosas así. Pero, por otra parte, como te digo, la demanda de servicios ha crecido y ha sido mucho más cara.

P. ¿Se piensa que nos pueden rebasar los servicios?

R. Sí, sí, claro, ya están rebasados. Por ejemplo, hay problemas con lo de la basura, hay problemas con el agua. Y yo no lo veo muy lejano, que con estos cambios también afecten a nivel climático… Porque aquí se hizo una desforestación, antes de la pandemia, que eso también vino a darnos en toditita la progenitora, porque la devastación que hicieron de árboles, árboles añejos, no sé, yo le echaba arriba de cien años a muchos que estaban aquí en el cerro, y en las orillas aquí del pueblo, y con el pretexto era que tapaban las cámaras de vigilancia, y que ellos querían que hubiera más seguridad, pero eso es mentira; eso es mentira, talaron cientos de árboles… y pusieron otros árboles y pasaron sobre especies endémicas, simplemente Pueblo Nuevo estaba plagado de palmeras, y tiraron más de cien. ¿Quién lo permite?, pues los gobernantes, ¿no? Y, en cambio estás en tu casa y quieres tirar una ramita y te llega la “tira” y te anda llevando al tambo por eso, ¿no? Pero ellos sí pueden hacer lo que quieran, al fin tienen el poder.

-Raúl, para terminar, algún mensaje para los lectores del Semanario Punto. ¿Tú qué crees, que tengamos que aguantar la pandemia, cómo vamos a responder ante los retos que se vienen, no necesariamente en Metepec, sino en el Estado de México, en todo el país?

-Mira, hay que buscar cuestiones alternativas de información, porque nos han maleducado; como pueblo nos imponen música asquerosa de banda, de reguetón, que no dicen nada, te vuelven un tonto, son absurdos los temas que tocan estos cuates; y la misma población ya no busca alternativas de información, no leen, no escuchan programas de radio culturales, netamente culturales: canales como… simplemente la estación de radio que tenemos aquí, Radio Mexiquense, ya no es la estación rural; no se parece nada a lo que trataba de ser en un principio. Se volvieron voceros del gobierno del Estado y; hasta ahí. Y antes, llegaba hasta un campesino buscando una vaca, un gallo, que se le había perdido un becerro, ¿no? Y eso se me hacía hasta poético, era hasta poético oír a la gente expresarse de esa manera, y era un servicio para toda la comunidad. Actualmente es un servicio, pero para aplaudir a quien ya sabes quién. A los meros aplaudidos, o demasiado aplaudidos por ellos mismos.

P. ¿Entonces, es la necesidad de entrar de nuevo al sistema que estaba antes?

-Sí, sí regresar siempre a lo primero, a lo primordial… simplemente en la comida, carnal, la gente se alimenta de basura, se alimenta de sopas instantaneas María Chan, y de aguas negras de cola, de todo lo que te pudre como ser humano. De eso se alimenta la mayoría de las personas, y desde ahí, pues empieza la mala alimentación, los gustos musicales, todo, todo; todo nos pudre ¿no? Y, pues, ¿qué podemos hacer? Simplemente como personas, es de individuo a individuo decir, pues yo cambio porque esto no me parece que esté bien, o porque me siento frustrado por todas las “engañifas”, que nos están haciendo estos cuates. Y es ahí, siento que por ahí va esto, pero, espero que haya salvación, porque esto es a nivel mundial, y los gobernantes nunca van a fijarse en todas las necesidades que tenemos…

-Pues muchas gracias.

-Gracias a ti, Memo…