El fuego calcina 15 hectáreas de pastizal en límites de Otzolotepec y Xonacatlán

Texto y foto: José Ángel Gutiérrez López

**Esta tarde se registró zozobra vecinal y daño ambiental en barrios y parajes de ambos municipios, con un vulcano afectado y labor de tres municipios para sofocamiento de las llamas

Elementos de Protección Civil de Otzolotepec y Xonacatlán, en conjunto con bomberos del municipio de Temoaya lograron sofocar un voraz incendio de pastizal en el límite de los dos primeros, con saldo de un vulcano afectado, daño ambiental y más de 15 hectáreas consumidas.

El siniestro comenzó afectaciones este lunes al filo de las 12:00 horas en puntos aledaños al libramiento Benito Juárez, división xonacatlense y otzolotepense, donde grandes llamaradas y columnas de humo negro y cobrizo causaron zozobra entre moradores de la zona.

Las primeras llamas aparecieron en barrio La Purísima. Avenida de Las Granjas y unidad deportivas “Las Peñas”, las dos últimas, ubicadas en las inmediaciones del citado libramiento, cuyos costados de césped, paja y arbustos secos fueron fácilmente devorados por el fuego.

Paraje El Pato y barrio La Manga, al poniente de la cabecera de Xonacatlán, en el sector oriente del libramiento, fueron las zonas más afectadas, especialmente un gran predio ubicado al costado de la escuela secundaria Octavio Paz Lozano y del preescolar José María Morelos.

Con ayuda de un autotanque, aquel que sí tienen los vulcanos temoayenses, el apoyo del municipio vecino llegó al filo de las 15:00 horas, cuando elementos equipados ingresaron por el Camino Real a Toluca, una ruta perdida por falta de mantenimiento municipal.

Esta vez se complicaron las labores, primero por el viento que reavivaba la quema del césped, y después por la falta de caminos para el acceso de vehículos de emergencia en algunos tramos, lo que obligó a los vulcanos temoayenses a recorrer mayores distancias.

Agua negra de unas zanjas ubicadas en torno al colegio Octavio Paz evitaron que el fuego se propagara todavía más, ahora hacia terreno habitado, lo que protegió a los alumnos de algún suceso lamentable, aunque la situación no fue similar en el kínder de esa misma zona.

Cuando Punto Estado de México visitó la zona verificó que un paramédico de Xonacatlán era atendido por sus compañeros, cerca del jardín de niños, donde el hombre sufrió afectaciones por la cercanía con el fuego y la inhalación de humo, aunque fue reportado fuera de peligro.

En horas de la tarde-noche, la nata de contaminación fue visible a varios kilómetros a la redonda, lo que dejó evidente daño ambiental, mientras que datos de bomberos Temoaya indicaron que la afectación fue de más de 15 hectáreas, es decir, 150 mil metros cuadrados.