En Metepec, Paseo de la Agricultura en honor a San Isidro Labrador

**Oración a San Isidro labrador

Metepec, México, junio 07 de 2022.

“Muy buenas tardes tengan todos ustedes, que Dios guarde para muchos años más a su familia. San Isidro Labrador con tu punta la piedra vas picando, el agua va brotando, los mayordomos van bailando y los loquitos van saltando, Señor hoy en este día vengo alabando a Dios, a los santos y a los ángeles, pero sobre todo a mi patrón el señor San Isidro Labrador de Marlo y Quintana él era labrador, que hoy en este día hace muchos años se encontraba orando mientras el ángel labraba las tierras con la yunta y la compañía de Urías, es por eso que hoy en este días venimos, pedimos y le damos gracias. Señores, ah que bonito ha llovido, ya la tierra se ha labrado con la reja del arado, que postrado de rodillas las semillas se sembraron, dando gracias a dios en el cielo por un año más de tradición. Alabado sea dios en su santa casa católica, apostólica y romana. Yo vengo con el permiso de Dios padre y la Santísima Trinidad, por la gracia de nuestro Señor Jesucristo, y el mandato de nuestro santo patrón, el señor San Isidro, yo vengo acompañada de capitanes, caporales y mayordomos a preparar las tierras que nos dejó de herencia nuestro patrón señor San Isidro Labrador en el campo. Yo no vengo ni de rancho ni de haciendas, así como celebra Dios padre en el cielo la augusta presencia de las festividades que año con año venimos realizando más que por un destino y armonía del tiempo, yo cumplo con mi mayor obligación con usted y con su familia que usted quiere y merece. Así como caporales espirituales temporales aumento de gracia, le gusta mi estimación que se previene. Le pido a dios que debajo el espíritu santo y quede en compañía de vuestra merced. Señor, me ha mandado nuestro patrón, señor San Isidro Labrador, capitán del cielo, que si le hace favor de mandarle 40 gramos de semilla, para regar las tierras y cuando llegue la planta ahí será su recompensa, ¿usted  apetece una palomita blanca como la que apetecían nuestros superiores en el campo?, o más bien si gusta comer un pan bendito de un frutito que cosechó nuestro patrón San Isidro Labrador en sus tierras, me agradaría mucho en el alma siempre que pudiera ofrecerse. Señor me voy y me despido deseándole felicidad como son mis deseos y que la paz quede con usted y los suyos… amén”.